Seicho-No-Ie do Brasil

Movimiento Internacional de Paz por la Fe

Luciane Ruivo | São Paulo, SP

Luciane estaba acostada. La fibromialgia, enfermedad que atrofia los nervios y los músculos, la había paralizado. Un gemido interno, de dolor, casi inaudible, recorrió el recinto y resonó en el corazón angustiado de su madre, Doña Cleuza. Alguien dijo que la fe vive más en la rodilla que se dobla que en la vela que se enciende. Para Luciane Ruivo da Silva Sanches, que tenía que ser cargada por su padre o por su marido, no era posible ni dar un paseo siquiera, ni encender una vela, ni incienso. Como quien pide para dejar la vida, Luciane hizo un pedido a su madre: Mamá, por favor, intérneme. Pero Doña Cleuza insistió en que ella telefonease para un profesor de Seicho-No-Ie. – Cuando escuchó aquella llamada casi suicida de su hija, Doña Cleuza Ruivo da Silva reunió el resto de las fuerzas que le quedaba y, entre lágrimas, insistió con su hija paralítica: “Hija, llama al profesor Fulano”. (El nombre del profesor que hizo la orientación no se hace público a petición de él). Luciane tomó el aparato de teléfono con bastante esfuerzo. La voz al otro lado de la línea sonó como un trueno: “Adquiera un oratorio y realice oración a los antepasados”, y un tono más alto, en uno de esos lapsos de tiempo donde se tocan lo divino y lo terrenal, el profesor exhortó: “Y ahora comience a moverse”. ¡Levántese ahora! Dos minutos y trece segundos después – después de colgar el teléfono, Luciane simplemente se levantó de la cama y se vistió, calzó sus zapatos de tacón, se puso maquillaje en el rostro y dirigió inmediatamente a la Sede Central. Allí adquirió su oratorio. Nunca más tomó pastilla alguna, de los 800 miligramos del coctel de antiinflamatorios que ingería diariamente. Los dolores mortales que sentía por todo el cuerpo habían desaparecido instantáneamente. Los 18 nódulos esparcidos por el cuerpo, desaparecieron como si tan sólo se hubiese tratado de una pesadilla de la cual ella despertó. De la cama, paralítica, al cargo de gerente – Hoy en día, las oraciones de Gratitud a los antepasados, delante del oratorio son realizadas con respetuosa seriedad. Pero Luciane no descuidó tampoco la Meditación Shinsokán. –Fue a través de la práctica diaria de la Meditación Shinsokán que prosperé. Mentalicé que iba a obtener un determinado salario y fui llamada para ganar exactamente lo que mentalicé, hasta los centavos. Hoy en día soy gerente de productos de merchandising - Cuenta Luciane. Durante la 51ª Festividad del Santaurio Hoozo de Brasil, en el medio de veinte mil personas, era fácil pasar desapercibido. Pero en el pasillo donde Luciane estaba apoyada al lado de su madre, era imposible pasar y no percibir su vivacidad. Leer de pie la Sutra Sagrada Lluvia de Néctar de la Verdad aquel día, tuvo para ella un significado aún más profundo.



Destacados

¡Bienvenidos!

Medio Ambiente
Santuario Hoozo
Relatos de Experiencia

Contacto

  • +55 11 5014-2242 / 5011-6357
  • americalatina@sni.org.br
  • Av. Engº. Armando de Arruda Pereira, 1266
    São Paulo / SP - CEP: 04308-900 - Brasil