Seicho-No-Ie do Brasil

Movimiento Internacional de Paz por la Fe

Leandro Paz | 18 años y Estudiante Universitario

Mi nombre es Leandro Paz y tengo 18 años. Soy de Tucumán, Argentina. Vivo con mi madre y mi hermano menor. Soy estudiante de la Universidad Nacional de Tucumán de Ciencias Económicas y así comienza mi historia…

Mi vida ha estado llena de cuestiones desde que nací, ya que mis padres no tuvieron un vínculo muy unido: Por un lado la familia de mi papá que no apoyaba su relación con mi madre en lo absoluto, y hacía hasta lo IMPOSIBLE para que todo se desvanezca, y por otro lado la duda de mi padre con respecto a si sentía o no AMOR por mi madre. De modo que mis padres entraron en crisis y sucede la primera ruptura, la cual se fue transformando en un vaivén a medida que transcurría el tiempo. Hasta luego del nacimiento de mi hermano menor, que procedieron a realizar el divorcio legal. En fin, a lo que quiero llegar es que crecí durante mucho tiempo creyendo que no tenía un padre que me dé el cariño y contención que un hijo necesitaba, y también pensando que mi MADRE era lo único que existía en ese momento para mí. Fui creando en mí ser una imagen distorsionada de lo que era yo, practicando y cosechando malas acciones y/o sentimientos, es decir, estaba alimentando al FENOMENO y no al YO VERDADERO.

Sin embargo, con el pasar del tiempo, mi padre conoce SEICHO-NO-IE, y empieza a tomar muy en serio ciertas cosas que antes no tenía en cuenta, por lo tanto el cambio por parte de él, se pone en marcha.

Llega el año 2008 cuando mi vida decae completamente. Se producen peleas con mamá, por lo que accedo a vivir con mi papá, porque yo era muy orgulloso para no poder perdonarla. No me interesaba nada, vivía para y por lo MATERIAL, y fue aconteciendo lo mismo durante todo ese año.

Llega el año 2009, y me sentía realmente enfermo (cosa que no era cierta) pero igual lo sentía, sin causa justa. De modo que le comento a mi padre de esta situación y él me dijo: “YO TENGO LA SOLUCION”, y trató de explicarme un poco el origen de las enfermedades desde el punto de vista espiritual, y aprovechó para invitarme a el HOGAR DEL PROGRESO INFINITO, llamado SEICHO-NO-IE.

Pasaron unos meses hasta que finalmente llegué a conocer la sede central en San Miguel de Tucumán, y sinceramente conocí personas MARAVILLOSAS. Cuyas buenas acciones fueron GUIARME, HABLARME y sobre todo ENSEÑARME A AGRADECER.

De modo que mi vida cambió absolutamente en tan poco tiempo. Muchas veces me pongo a pensar lo que pude lograr a través de seicho-no-ie, y si tengo que enumerar todas aquellas cosas que aprendí son infinitas, pero entre las más RELEVANTES se encuentran: la meditación SHINSOKAN, la práctica de buenas acciones, pero lo más importante es que pude al fin entender de que mi padre siempre estuvo y siempre estará para lo que necesite.

En este momento de mi vida estoy saludable y empleando todas aquellas cualidades que Dios me ha dado del modo más fabuloso y maravilloso, IDEALIZANDO SUEÑOS, emprendiendo todas las actividades para que se realicen esos sueños, y practicando la meditación SHINSOKAN, que es uno de los pilares de mi vida que me ayuda a mantener la calma y la armonía. Cuando tengo algún examen, concurro a la sede regional de Tucumán a las 06.30 am, para practicar en la oración matinal.

Para terminar este hermoso y relato, quiero remarcar qué tan importante es AGRADECER a todas las cosas del universo, a la PATRIA, a los padres, hermanos, familiares, amigos, etc. y BENDECIR siempre el bien de las situaciones que suceden, viviendo en armonía y considerando al AMOR la fuente de todas las buenas acciones. De este modo, me despido cordialmente, esperando que les haya gustado mi RELATO.

MUCHAS GRACIAS SEICHO-NO-IE, MUCHAS GRACIAS!!!!



Destacados

¡Bienvenidos!

Medio Ambiente
Santuario Hoozo
Relatos de Experiencia

Contacto

  • +55 11 5014-2242 / 5011-6357
  • americalatina@sni.org.br
  • Av. Engº. Armando de Arruda Pereira, 1266
    São Paulo / SP - CEP: 04308-900 - Brasil