Seicho-No-Ie do Brasil

Movimiento Internacional de Paz por la Fe

Joaquín Cruz Martínez

Tengo 27 años de edad, Soy originario de la ciudad de Tehuacan pero durante los primeros diez años de mi vida viví en un pequeño pueblo llamado Miahuatlan de donde mi padre era originario. Tengo 15 años de conocer Seicho No Ie, y 14 años de practicarlo, lo conocí gracias a mi madre que comenzó a frecuentar las reuniones después de haber escuchado una plática en programa de radio. Para mi mamá fue una experiencia muy positiva pues mi madre atravesaba por una crisis depresiva y Seicho no ie fue la puerta que ilumino su camino y el final de una búsqueda espiritual que había durado muchos años. Un año después mi padre falleció en un accidente automovilístico cuando yo tenía 12 años de edad. Mi madre y mi hermano de quince años tuvieron que hacerse cargo de la fábrica que había dejado mi padre. Fue en ese momento que comencé a frecuentar la reunión de jóvenes pues me inspiraba mucho mi madre en cuanto a su actitud mental que veía que había mejorado mucho. En la reunión de jóvenes escuche por primera vez de la no existencia del pecado lo cual me llamo mucho la atención pues en la búsqueda espiritual de mi madre habíamos frecuentado varias corrientes religiosas pero ninguna de ellas me había convencido en realidad, pues siempre escuchaba que el “hombre era pecador” y que cada una decía tener la verdad y juzgaban severamente a las demás religiones, en mi opinión traicionando sus propias enseñanzas. Pero cuando escuche que todos somos hijos de Dios sin excepción alguna y que la materia es originalmente inexisten producto de la mente, me convencí que Seicho No Ie era el camino verdadero que yo quería seguir.

Cuando tenia 15 años de edad apunto de terminando la educación media, (secundaria) tuve el deseo de estudiar en el Conservatorio de música de la capital del estado en la ciudad de Puebla, era un deseo difícil de realizar pues mi madre se negaba por que yo nunca había estado fuera de mi casa en una ciudad tan grande además en esa época yo vivía muy apegado a mi madre después de la pérdida de mi padre a pesar que a ella y mi hermano solo los podía ver cuando regresaban del trabajo en la tarde o en las noches. Pero mi deseo de estudiar música era el deseo del fondo de mi corazón, entonces escuche que la meditación Shinsokán resolvía todos los problemas así que todos los días asistía a la sede muy temprano para practicarla, al cabo de un mes aproximadamente mi madre me dijo: “prepárate que vamos a pedir informes y ver donde vas a vivir en Puebla”.

Ya en el conservatorio de música viví situaciones muy difíciles, como el vencer el miedo de viajar solo el no saber que comer, de no comer en ocasiones por miedo a que se me terminara el dinero y haber sufrido un asalto. Pero en mis momentos mas difíciles siempre estuvo mi querido maestro Masaharu Taniguchi, pues leía la Sutra lluvia de néctar de la verdad muchas veces y el libro de los jóvenes gracias al cual “quemé el puente que había cruzado” y no importaba lo difícil que fuera “yo no daría marcha atrás”. Dos años después de estudiar música gracias a mi buen desempeño fui elegido por mi maestro de piano para participar en un concurso internacional de piano en Estados Unidos, gracias a la mentalización y pensamiento positivo todo salió bien y gané tercer lugar de mi categoría lo que me dio el derecho de participar en un recital en el Carnegie Hall en la cuidad de Nueva York, no pedía creer que tocaría en una de las salas mas importantes del mundo yo que venia de un pequeño pueblo de una calase económica humilde y con apenas dos años de estudiar música profesionalmente, estaba logrando algo que nadie en mi familia había echo, ahí pensé “Seicho No Ie es lo mas maravilloso que me pudo haber pasado”. Los fines de semana viajaba a mi ciudad asistía a las reuniones y comencé a tomar el curso para divulgador. Durante mis años de estudio siempre superaba los pronósticos de las cosas que podía lograr y las oportunidades llegaban siempre a mí y aunque tuve la opción de caer en vicios y malas acciones siempre tuve la orientación de los libros sagrados de Seicho No Ie.

La situación económica en mi familia también mejoro y tuve la oportunidad de viajar por primera vez a Brasil para asistir a una academia de entrenamiento espiritual hecho que cambio aun más mi vida pues era un ambiente maravilloso y no podía creer que tantas personas practican la enseñanza. Como comentaba antes la situación económica mejoro y tuve la oportunidad de terminar mis estudios en una universidad particular con mucho prestigio una de las más caras de America Latina, me admitieron como cantante en la compañía de opera de la universidad con un porcentaje de beca, viajé por segunda ocasión a Brasil esta vez con mi madre. Sin embargo poco tiempo después de regresar enfermé del riñón y tuve que ser operado me quitaron un calculo renal lo que mermó mucho mi salud y gracias a ese echo descubrí que aun tenía poca convicción pues a pesar de todo lo que conocía y practicaba no me era posible salir del estado de desanimo y malestar físico que me dejo la operación. Poco a poco salí adelante gracias a la dedicación de mi madre y mi hermano pero los problemas renales persistían. En Enero de el año 2010 fui invitado para participar en la grabación de los himnos sagrados de Seicho No Ie en español, ahí el Profesor José Coelho me oriento y me dijo que debía practicar más la oración del perdón para mamá, y poco tiempo después mis problemas renales fueron desapareciendo y mis relaciones sentimentales también mejoraron mucho. Me gradúe el mes de mayo de 2010, el día de mi graduación en el trayecto que realice desde mi casa hasta el lugar de la ceremonia agradecí profundamente a mi universidad y sorprendentemente al otro día mi primer día fuera de la universidad, me llamaron para formar parte de un proyecto muy importante de opera en la capital del país lo que ningún alumno de música de mi escuela había logrado lo que me valió el aprecio del Rector de mi universidad. Las cosas marchaban muy bien, un día en noviembre del mismo año viaje a la ciudad de Zacatecas para acompañar al piano a un niño violinista, en el regreso a Puebla fuimos secuestrados por un comando armado que nos despojaron de todo lo que teníamos del vehículo en que viajábamos, sorprendentemente a mi no me maltrataron y durante el camino en que éramos trasladados a otro lugar yo solo les agradecía y repetía “ imagen verdadera, armonía y perfección” y agradecía a los secuestradores y reverenciaba su imagen verdadera y pensaba “si voy a morir le agradezco por ser el medio que me llevara al mundo espiritual”, finalmente fuimos abandonados en una zona desértica la familia del niño su maestro de violín y yo. Como a mi no me quitaron todas mis cosas y era como si fuera invisible para ellos, conservé mi celular lo que nos permitió avisar a nuestros familiares y pedir ayuda, creo que en esta ocasión la sagrada enseñanza no solo me salvó la vida a mí sino a toda la familia que viajaba conmigo. Ahí me di cuenta que ahora ya tenia mucha más convicción y reforcé mi deseo de vivir para transmitir esta maravillosa filosofía. Como gratitud aumenté mi cuota de misión sagrada , lo que trajo grandes cambios como ya habían ocurrido antes, ahora el cambio se manifestó en una disminución de trabajo, lo que me hizo retomar proyectos pasados , ahora gracias a eso no solo gano más si no que también beneficié a más personas que obtuvieron trabajo y beneficios laborales, pues ahora mi proyecto lo compró la universidad en la que estudié y soy coordinador de la compañía de opera de la institución, todo gracias a las ideas que innové y fueron aceptadas de muy buena manera.

Al momento de escribir este relato me doy cuenta que son pocas las cosas que he escrito con respecto a lo que Seicho No Ie me ha dado y que todos los problemas que he enfrentado son apenas exámenes que me han hecho mejorar cada vez más y no es nada con la satisfacción de saber que soy hijo de Dios. Es un gusto enorme que ahora más miembros de mi familia comiencen a practicar Seicho No Ie.

Ahora en unos Días el 14 de agosto de 2011, parto por cuarta ocasión a Brasil ahora como becado del curso que se da a líderes de América Latina de Seicho No Ie pues fui escogido por mi país para participar.

Agradezco a Dios que se manifestó a través de nuestro Maestro Masaharu Taniguchi quien con amor nos trasmitió la sagrada enseñanza. Agradezco a nuestro Supremo Presidente Prof. Masanobu Taniguchi y a todos los dirigentes de Seicho-No-Ie de mi país y de mi asociación local los cuales gracias por su amor y dedicación esta filosofía llegó a mis manos y a tantas personas más. Agradezco a mis antepasados a mi hermano que es como un padre para mí, también a mi otro hermano que esta en el mundo espiritual a mi madre que siempre ha confiado en mí, gracias a mi padre que esta en el mundo espiritual cuyo sacrificio me trajo a esta divina enseñanza.

De todo corazón: Gracias Muchas Gracias.



Destacados

¡Bienvenidos!

Medio Ambiente
Santuario Hoozo
Relatos de Experiencia

Contacto

  • +55 11 5014-2242 / 5011-6357
  • americalatina@sni.org.br
  • Av. Engº. Armando de Arruda Pereira, 1266
    São Paulo / SP - CEP: 04308-900 - Brasil