Seicho-No-Ie do Brasil

Movimiento Internacional de Paz por la Fe

Palabras de los presidentes

Presidente Doctrinario de Seicho-No-Ie para América Latina


Fumio Nishiyama



Para un año de 2018 realmente grande

¡Reverencias! Muchas gracias.


Llegamos al auspicioso mes de diciembre, en que cerramos un año y estamos a vísperas de iniciar un nuevo ciclo de vida. El año 2018 ya está tocando nuestra puerta, y con ello desarrollamos el sentimiento de gran esperanza de que el próximo año todo mejorará. En realidad, este modo de pensar es correcto, pues lo que pensamos y sentimos es lo que veremos reflejado en nuestra realidad concreta. Debemos siempre pensar que las cosas realmente mejoraran.


Sin embargo, también debemos reflexionar en el hecho de que somos, indudablemente, los responsables de esta mejora. Como hijos de Dios que somos, por medio de un instrumento llamado “mente”, comandamos nuestro destino, creamos o no en eso; querer saberlo o no. Mediante este hecho, además de pensar que el próximo año será mejor, debemos responsabilizarnos por hacer del próximo año un período mejor.


La mente es como un aparato de radio, que capta y emite ondas mentales. Ellas son invisibles a los ojos físicos, pero son corpúsculos que existen realmente. Son destellos, cosas concretas, pero por ser invisibles parecen abstractas e incluso hay personas que no creen o no saben de su existencia. Podemos comprobar su existencia por el hecho de poder escuchar música por el aparato de radio o ver programas por la televisión. Todo esto sólo es posible porque estos programas se transmiten por ondas invisibles. El teléfono celular también funciona por este principio.


Por medio de la sintonización de nuestro 'radio' llamado mente, con determinadas ondas que existen en el Universo, es que comandamos nuestro destino. Si poseemos una mente positiva, sintonizamos con ondas positivas, y estas ondas proyectarán imágenes felices y positivas en nuestra vida. No obstante, lo contrario también sucede. Si nuestras ondas mentales sintonizan las ondas mentales negativas, que también están vibrando en todas partes, entonces reproduciremos una realidad no positiva. Necesitamos, pues, pensar seriamente sobre este aspecto y buscar medios para establecer solamente una sintonía positiva. En el Libro de los Jóvenes, escrito por el maestro Masaharu Taniguchi, fundador de Seicho-No-Ie, encontramos el siguiente trecho:


Las infinitas cosas buenas del mundo de la Imagen Verdadera comprenden la fuerza infinita, la Vida infinita, la Alegría infinita, el Amor infinito, la Sabiduría infinita, la Provisión infinita, etc., que son “programas” transmitidos por Dios. Al lado de las ondas de estos “programas” coexisten ondas de tristeza, de odio, de celos, etc., emitidas por las mentes de las personas...


Sin embargo, como el receptor de estos programas es nuestra mente, es necesario que esté bien regulada y tenga buena sensibilidad. Además, debe estar entrenada para sintonizar conscientemente con cualquier frecuencia. Al igual que en una radio perfecta, el selector de frecuencia gira fácilmente a cualquiera de los lados para sintonizar con cualquier frecuencia, debemos ser capaces de controlar libremente nuestra mente, para sintonizarla con lo que deseamos.


Cambiando la frecuencia de nuestra mente, podemos concretar la felicidad sin salir del ambiente en que nos encontramos.


En Seicho-No-Ie aprendemos diversos métodos que interfieren positivamente en nuestra mente, haciéndola vibrar con alta frecuencia, sintonizando el Bien. Estos métodos son la Meditación Shinsokan, la lectura de los libros y sutras sagradas, la sonrisa constante, la fisonomía alegre la empatía con todos nuestros semejantes y demás seres vivos, la buena voluntad en trabajar para el bien del todo, la palabra positiva pensada, hablada y escrita, entre otros. Los elogios, el acto de expresar el amor abiertamente y pensar bien de las personas alrededor, son también medios de mantener la mente sintonizada con la Mente de Dios.


Vamos a entrenar con más ahínco el modo de vivir poniendo estos ítems en práctica, todos los días, sin falta. Estas pequeñas cosas positivas producirán un año grandemente positivo y lleno de logros.


¡Les deseo un año de 2018 realmente positivo!


Muchas gracias.




Destacados

¡Bienvenidos!

Medio Ambiente
Santuario Hoozo
Relatos de Experiencia

Contacto

  • +55 11 5014-2242 / 5011-6357
  • americalatina@sni.org.br
  • Av. Engº. Armando de Arruda Pereira, 1266
    São Paulo / SP - CEP: 04308-900 - Brasil