Seicho-No-Ie do Brasil

Movimiento Internacional de Paz por la Fe

Meditación Shinsokán

Meditación para ser realizada cerca de 30 minutos. El practicante de esta meditación busca visualizar la perfección de la creación de Dios y armonizar todos los aspectos de su vida, pudiendo también ser un momento de orar con fe a fin de concretizar algún plan personal específico.

Lea el libro: Meditación Shinsokan es Maravillosa.


Canto Evocativo de Dios

Iniciamos la Meditación Shinsokan, entonando el Canto Evocativo de Dios, con la convicción de estar llamando a Dios. Concentramos la mente únicamente en Dios, a fin de conseguir la sensación de unión total con Él.

Canto Evocativo de Dios

Oh Dios Padre, que das vida a todos los seres vivientes, bendíceme con Tu Espíritu.

Yo vivo, no con mi propia fuerza, sino por la Vida de Dios Padre, presente en todo el Universo.

Mis obras, no soy yo quien las realiza, sino la fuerza de Dios Padre, presente en todo el Universo.

Oh Dios, que te manifestaste a través de Seicho-No-Ie para indicar el Camino del cielo y de la tierra, protégeme.

Meditación

Después del canto evocativo de Dios, mentalizar lo siguiente:

“En este momento, dejo el mundo de los cinco sentidos y entro en el mundo de la Imagen Verdadera.”

(Visualizamos y contemplamos un mundo infinitamente vasto y esplendoroso).

Aquí, donde estoy, es el mundo de la Imagen Verdadera.

Es océano de infinita Sabiduría de Dios (varias veces)

Es océano de infinito Amor de Dios (varias veces)

Es océano de infinita Vida de Dios (varias veces)

Es océano de infinita Provisión de Dios (varias veces)

Es océano de infinita Alegría de Dios (varias veces)

Es océano de infinita Armonía de Dios (varias veces)

Así mentalizando, contemplemos los atributos de Dios que, en forma de luz, nos envuelven y se extienden por toda parte. Repetimos esta mentalización hasta

conseguir visualizar todo el Universo repleto de la luz de Dios.

Es el mundo de la armonía absoluta. En este mundo de la gran armonía, yo, como hijo de Dios, estoy recibiendo de Dios Su infinita fuerza vivificante

(que engloba todos los atributos divinos arriba referidos).

Respiración

Al inspirar lentamente, visualizamos la luz resplandeciente de Dios fluyendo dentro de nosotros a través de las manos puestas (que son como una antena), llenando todo nuestro cuerpo, desde lo alto de la cabeza hasta la extremidad de los pies. En cuanto inspiramos, mentalizamos:

La infinita fuerza vivificante de Dios fluye hacia mi interior, fluye, fluye, fluye... (Repetimos hasta completar la inspiración). En seguida, comprimimos el aire para el bajo vientre, dilatándolo hacia adelante, a fin de crear unaa sensación de plenitud. Conservando esa sensación, mentalizamos:)

Por la luminosa fuerza vivificante de Dios soy henchido, soy vivificado, soy henchido, soy vivificado... (varias veces). Con los ojos de la mente, miramos fijamente nuestro ser lleno e iluminado por la fuerza vivificante de Dios. En cuanto eso, el aire se va vaciando lentamente por la nariz. Cuando 70% del aire fuera expirado, restando aún unos 30% en el bajo vientre, inspiramos nuevamente, volviendo a mentalizar:

La infinita fuerza vivificante de Dios fluye hacia mí interior, fluye, fluye, fluye...

Llenos los pulmones, nuevamente comprimimos el aire para el bajo vientre y aprovechando la sensación de estar plenos, mentalizamos:

Por la luminosa fuerza vivificante de Dios soy henchido, soy vivificado, soy henchido, soy vivificado... (Repetimos esa mentalización, combinada con la respiración controlada, hasta alcanzar el estado de concentración total). Entonces mentalizamos fuertemente:

Ya no soy yo quien vive; es la Vida de Dios que aquí vive (varias veces).

Retornamos, en seguida, a las frases iníciales:

Aquí, donde estoy, es el mundo de la Imagen Verdadera, Es océano de infinita Sabiduría de Dios,... etc. (Repetimos ese proceso cerca de 30 minutos.)

Durante la meditación podemos mentalizar también palabras de afirmación de que se concretó lo que deseamos.

Oración por la Paz Mundial (2 ó 3 veces)

El infinito Amor de Dios fluye hacia mi interior y en mí resplandece la luz espiritual del amor. Esta luz se intensifica, cubre toda la faz de la Tierra y llena el corazón de todas las personas con el espíritu de Amor, Paz, Orden y Convergencia al Centro.

Canto de la Grande Armonía (2 veces)

“La Vida armoniosa de Dios ilumina el Universo y en el mundo reina la paz”.



Fuente: Meditación Shinsokan para Contemplar a Dios, “Shinsokan” y otras
Oraciones; La Verdad, vol. 3 – Masaharu Taniguchi

Meditación para hacer con que la mente no cargue peso

A partir de esta noche, antes de recostarnos, vamos todos a tomar la postura de oración, cerrar los ojos y mentalizar diversas veces lo siguiente:

“Yo emito vibraciones de amor, bondad y amabilidad a todas las personas. Ahora, abandono todos los pensamientos de odio, ira y rencor que tuve en relación a todas las personas. Yo perdoné a todas las personas. Así como perdoné a todos, Dios también perdonó todos mis errores. Estoy en paz, envuelto por el gran Amor de Dios”.

Nuestra mente recibe, todos los días, diversas impresiones de todos los lados. Ni siempre son buenas impresiones, pues recibimos también malas impresiones. En el momento de conciliar el sueño, no debemos mantener en la mente esas grabaciones. Debemos dormir apagando todas esas impresiones negativas. Las impresiones, los pensamientos y sentimientos acumulados en el mundo subconsciente son denominados karmas. Si esos karmas fueran borrados de una sola vez, ocurrirá una reacción en forma de gran destrucción, pero, si fuéramos purificando poco a poco los “discos” que son gravados diariamente, no ocurrirá un gran cambio, así como no sale mucha suciedad de ropas íntimas lavadas diariamente.

Si, a partir de ahora, de esta forma se efectúa la limpieza de la mente todas las noches, antes de dormir, no surgirán enfermedades. Pero, si una persona que no hiciera eso y lee repentinamente La Verdad de la Vida y se libra súbitamente de las suciedades de la mente, ocurrirá en ella una acción desintegradora como la “reacción química que ocurre en el cuerpo de la persona que alcanzó un despertar espiritual”.



Destacados

¡Bienvenidos!

Medio Ambiente
Santuario Hoozo
Relatos de Experiencia

Contacto

  • +55 11 5014-2242 / 5011-6357
  • americalatina@sni.org.br
  • Av. Engº. Armando de Arruda Pereira, 1266
    São Paulo / SP - CEP: 04308-900 - Brasil