Seicho-No-Ie do Brasil

Movimiento Internacional de Paz por la Fe

Palabras de los presidentes

Director-Presidente de Seicho-No-Ie de Brasil


Yoshio Mukai



Reflexionando sobre el valor de la vida y de las oportunidades

A todos, reverencias.


Muchas gracias.


La gran lección que cura nuestros problemas emocionales, que restaura nuestra salud física y restituye nuestra prosperidad y alegría, enseñada por la doctrina de Seicho-No-Ie, es la práctica constante de la gratitud. Debemos ser verdaderamente gratos por todas las oportunidades que la Gran Vida nos da. La oportunidad de nacer en este planeta, en la época actual y, aún más, conociendo la enseñanza de Seicho-No-Ie, que otorga un gran significado a nuestra vida, son todos motivos de mucho agradecimiento.


Las oportunidades que se nos conceden son muy importantes, pues cada una de ellas abre caminos para evolucionar, crecer, progresar y acumular nuevos conocimientos. Incluso en las situaciones difíciles, a las que llamamos problemas, son oportunidades para buscar en nuestro interior los recursos para superar estas circunstancias y agregar un beneficio a nuestra vida. La existencia de cada persona, de cada ser vivo y hasta de cada ser inanimado, posee un gran mérito. O mejor dicho, posee un valor incalculable, infinito. Es así porque todos poseen en sí la Vida de Dios Creador, cuyo valor transciende cualquier cosa material que conozcamos. La vida es la cosa más preciosa que recibimos de Dios, por medio de nuestros padres y antepasados, y por eso debemos velar por ella con todo amor.


Comenzar un año más es iniciar un ciclo más de vida. Una secuencia más de oportunidades para crecer, aprender, amar y reverenciar esta vida recibida. Debemos pensar, en este fin de año, en todas las situaciones que nos sucedieron y verificar cuánto hemos aprendido con esas experiencias.


En el libro Preceitos para Aprimoramento Diário (aún no editado al español), de la autoría del profesor Seicho Taniguchi, en el precepto del día 1° de enero, dice:


“En este día, damos el primer paso para la renovación. El ser humano renace cada año, porque no tiene sentido vivir siempre de la misma forma. Si todo fuera repetición del año anterior, este año sería inútil. La vida no es inepta, de modo alguno; cada día es muy valioso y debe ser vivido plenamente. Por eso, después del transcurso de un año, todo se renueva. Y, en ese proceso, el ser humano manifiesta cada vez más su naturaleza divina. Él progresa luego de muchos entrenamientos y alcanza un nivel más alto. Se vuelve experto en resolver con facilidad problemas difíciles y se desarrolla en todas las áreas de la tecnología. El día 1° de enero es un día memorable para dar el primer paso. Avancemos alegremente, a partir de hoy, en este momento.”


Todavía tenemos el mes de diciembre para pensar en los cambios interiores que se necesitan hacer para aceptar definitivamente nuestra filiación divina y manifestarla en su totalidad. Vamos a aprovechar estos días para analizarnos con toda honestidad y examinar en qué puntos necesitamos corregir el rumbo de nuestros pensamientos, sentimientos y acciones para dar una guía positiva a nuestro destino. Dios nos conduce en este camino de ascensión para que podamos estar cada vez más sintonizados con Su Voluntad y ser cada vez más felices.


¡Próspero Año Nuevo!


Muchas gracias.





Destacados

¡Bienvenidos!

Medio Ambiente
Santuario Hoozo
Relatos de Experiencia

Contacto

  • +55 11 5014-2242 / 5011-6357
  • americalatina@sni.org.br
  • Av. Engº. Armando de Arruda Pereira, 1266
    São Paulo / SP - CEP: 04308-900 - Brasil